• APSI

¿Qué es una sustancia psicoactiva?



En el contexto de la prevención del consumo de sustancias debemos enfocarnos en una amplia gama de sustancias dentro de las cuales se encuentran el alcohol, el tabaco, la marihuana, algunas sustancias de prescripción médica, la heroína, metanfetaminas y las drogas de diseño que aparecen y desaparecen a través del tiempo.


El campo del consumo de sustancias psicoactivas se ha ido alejando de términos como “droga”, “legal” e “ilegal”. En reemplazo, se ha enfocado en las diferentes clases de sustancias que generan cambios en el Sistema Nervioso Central (en adelante SNC) y que afectan los sentimientos, percepciones, procesos cognitivos y de pensamiento y/o la conducta. Todas estas sustancias son las que llamamos Sustancias Psicoactivas (en adelante SPA). En la práctica de este campo el lenguaje que se utiliza hace referencia al consumo de sustancias psicoactivas con evolución al trastorno por consumo de sustancias psicoactivas que incluyen problemas emocionales y sociales además de dependencia.


Existen cuatro clases o tipos de SPA

  • Estimulantes

  • Opiáceos (a veces llamada narcóticos)

  • Depresores

  • Halucinógenos

Esta clasificación está basada en los efectos principales que las SPA ejercen sobre el SNC:

  • Los estimulantes aumentan la actividad del SNC. Tienden a incrementar el ritmo cardiaco y la respiración e inducen sensación de euforia.

  • Los opiáceos deprimen el SNC de manera selectiva; estos analgésicos reducen el dolor y tienen a inducir el sueño.

  • Los depresores disminuyen la actividad del SNC. Tienden a bajar el ritmo cardiaco y la respiración y producen una sensación relajada de bienestar o euforia a veces acompañada de sueño.

  • Los alucinógenos producen todo un espectro de distorciones sensoriales y una muy marcada alteración en el estado de ánimo y el pensamiento.

Aunque este sistema de clasificación por lo general incluye la mayoría de las SPA, aún hay muchas que no encajan exactamente en una sola categoría ya que algunas producen múltiples efectos dependiendo de la dosis suministrada. Por ejemplo:


· La marihuana puede ser relativamente sedante o relajante en dosis bajas pero a la vez puede tener efectos alucinógenos en dosis altas.

· El Miraa (khat) puede inducir un estado leve de euforia y excitación cuando se suministra en dosis bajas pero en dosis altas puede desencadenar comportamientos maniáticos e hiperactividad.

· Los anestésicos disociativos pueden tener efectos alucinógenos pero también depresores o estimulantes

· Los inhalantes por lo general tienen efectos depresores pero también pueden tener efectos estimulantes y alucinógenos.


Es fundamental que los profesionales de prevención entiendan de qué manera las sustancias psicoactivas operan en el cerebro humano y aún mas en el cerebro de los niños y adolescentes que aún se encuentra en desarrollo poniendo en riesgo su salud. De la misma manera es importante que estos profesionales sean los “expertos en la sala” y estén en capacidad de responder a todas las preguntas que se puedan generar al respecto.



23 views1 comment